martes, 4 de julio de 2017

El concepto de libertad

La construcción de la identidad en cada niño/adolescente está estrechamente ligada tanto con el ejercicio de aprender a ser autónomo como con el ir insertándose paulatinamente en la sociedad que le rodea.

Si bien es cierto que ambas etapas son fundamentales en el desarrollo de cada individuo, no es menor la importancia que cobra el marco valórico en el que serán fundamentadas y vivenciadas.

Es en este sentido, en donde el papel de la escuela es fundamental, al convertirse en un espacio en el que cada niño pueda canalizar sus emociones, aptitudes y destrezas, al mismo tiempo que busca la integración tanto con sus pares como con la comunidad en general.[1]

El proceso de socialización al interior de la escuela debe fundamentarse en torno a un marco de valores que encuentre significado en las palabras: afecto y respeto.

Se espera que, gracias a este trabajo grupal, los adolescentes,  puedan generar criterios que les permitan tomar sus propias decisiones, orientadas hacia una convivencia pacífica y respetuosa con los demás.[2]


El equipo de Género,  ha participado del mismo, junto a  la profesora  Marcia Brédice, en la cátedra de Lengua, 1° Año: A, B  y C. 






[1] “Los Estados Partes respetarán el derecho del niño a la libertad de pensamiento, de conciencia y de religión.
Los Estados Partes respetarán los derechos y deberes de los padres y, en su caso, de los representantes legales, de guiar al niño en el ejercicio de su derecho de modo conforme a la evolución de sus facultades.
La libertad de profesar la propia religión o las propias creencias estará sujeta únicamente a las limitaciones prescritas por la ley que sean necesarias para proteger la seguridad, el orden, la moral o la salud públicos o los derechos y libertades fundamentales de los demás.”

[2]UNICEF va a la escuela para hablar sobre la libertad y la igualdad.  Resultados del Concurso Regional de la Red de las Escuelas Asociadas de la UNESCO en América Latina y el Caribe http://www.unicef.org/argentina/spanish/ar_insumos_educvaescuela3.PDF
.

domingo, 16 de abril de 2017

El TONO DE VOZ: Atributo que diferencia voces femeninas y masculinas

El día 16 de abril, es el día mundial de la voz. Esta fecha,  propone hacer un alto en el camino, para repasar que tipos de cuidados efectivizamos con nuestra voz y a la vez, sugerir algunas propuestas, en especial en los centros educativos donde la voz es un instrumento por excelencia.

Fisiológicamente podemos definirla como un fenómeno sonoro constituido por un sonido complejo,  producido por la laringe, tras la vibración de las cuerdas vocales al paso del aire.
Así mismo, el sonido de la voz, es diferente en cada persona porque las cualidades de su producción dependen de la morfología de las estructuras  que intervienen (cartílagos, músculos, y tendones del aparato fonador, siendo las cualidades sonoras: el timbre, el tono, la intensidad y la duración. 
Ahora bien, a la hora de distinguir entre diferentes voces, es el tono quien determina si una voz es masculina o femenina,” ya que el tono resulta de las frecuencias de las vibraciones de las cuerdas vocales.  
Si estos músculos vibran con mayor frecuencia por segundos, la voz resultará aguda, mientras que sí su vibración es menor , la voz resultará ser grave. Las voces masculinas son graves, y las voces femeninas son agudas, esta afirmación tiene un sustento anatómico  ligado a la longitud, grosor y tensión de los pliegues vocales.
Las cuerdas vocales  masculinas son gruesas y largas, y  las femeninas son finas y cortas.  Merced, a esta diferencia las voces en canto se clasifican  en   voces femeninas: Soprano (es la voz más aguda), Mezzosoprano (es la voz intermedia entre la soprano y la contralto), Contralto (es la voz más grave o baja de la mujer). Voces masculinas: Tenor (es la voz más aguda del varón), Barítono (corresponde a la voz intermedia entre el bajo y el tenor), Bajo( es la voz más grave o profunda del canto masculino).  La mezcla de voces en el canto regala un espectáculo único, que pone de manifiesto la necesidad de oír voces femeninas  y masculinas juntas.
Por otro lado, las voces graves,  junto con una buena articulación no necesitan ampliar la intensidad (una voz grave suele ser más intensa). De este modo, la voz se fuerza menos y se puede hablar durante más tiempo sin llegar al sobreesfuerzo. En cambio, una voz aguda se hace menos audible y la persona,  se ve obligada a aumentar la intensidad  generando un mayor esfuerzo.
El esfuerzo vocal genera disfonías. Para personas que trabajan con la voz , es indispensable tomar ciertos consejos para el cuidado de la misma.  Entre ellos se mencionan, no fumar, tomar mucha agua antes y después de usar la voz en forma prolongada, evitar hablar cuando el ruido de fondo es intenso, y practicar una correcta  técnica vocal.
Por último, mencionaré que, la voz por su condición  comunicativa, es un medio que también expresa  sentimientos: en un mismo timbre de voz podemos “detectar” cambios en el estado de ánimo, que condicionan las relaciones sociales.
Es, entonces este día una ocasión invalorable para jerarquizar el rol que desempeña nuestra voz como transmisora de conceptos, ideas y emociones, siendo un vehículo imprescindible en el intercambio social.
Equipo Fonoaudiológico
ESCUADRON SANIDAD L.A.M.