lunes, 4 de septiembre de 2017

Son las escuelas la base de la civilización: todo está en los humildes bancos de la escuela

En 1943, la Conferencia Interamericana de Educación (integrada por educadores de toda América) se reunió en Panamá y estableció el 11 de septiembre como Día del Maestro, en consonancia con el 55º aniversario del fallecimiento de Domingo Faustino Sarmiento.[1]

En 1881 Sarmiento había fundado la revista El Monitor de la Educación, que se publicó ininterrumpidamente hasta 1949. Fue, durante muchos años, el vínculo comunicante entre el Ministerio de Educación y los docentes argentinos. Editada mensualmente, buscó ser la voz autorizada de la pedagogía y la enseñanza, acompañando la tarea de los maestros, ayudándolos a actualizar estrategias pedagógicas, difundiendo una concepción educativa, y marcando el rumbo que debían seguir las escuelas.
http://www.bing.com/images/search?q=dia+del+maestro+portal+educativo
En el año 2004 la revista vuelve a relanzarse con ese objetivo inicial de "ser un enlace en una red de vínculos entre el Ministerio y los docentes, entre los docentes de las diferentes regiones del país, entre las escuelas y los supervisores, entre los referentes comunitarios y los responsables de la administración"; y también "un espacio fértil para debatir ideas e iniciativas que nos ayuden a recuperar los niveles educativos que fueron orgullo de todos y que permitieron a generaciones de argentinos de los orígenes más diversos, integrarse social y culturalmente y contribuir al desarrollo de la patria".

Otra personalidad emblemática del quehacer educativo ha sido Juana Manso, quién superando prejuicios y cánones de su época, promovió un modelo educativo integral asociado a la libertad y a la igualdad como motores de desarrollo social.

Juana se interesó por mejorar la vida de los niños y las niñas de su época, cuando la mayoría de las personas no sabían leer ni escribir y las pocas escuelas que existían eran para los hijos de las familias ricas. Ella, estaba convencida que las escuelas debían ser lugares alegres, luminosos y limpios. Que al niño había que despertarle el interés por aprender a través del buen trato, del ejemplo, del juego y del amor… Y que ser maestro era una de las profesiones más bellas e importantes para un país.[2]

Afortunadamente, Juana Manso conoció a Sarmiento, que la respaldó nombrándola directora de una escuela para niños y niñas. Se hicieron amigos, compartieron ideas, sueños y un carácter fuerte que no se detenía frente a las adversidades.  

Desde entonces Juana se dedicó totalmente a la educación. Enseñó; dirigió una escuela para ambos sexos; desarrolló nuevos planes de estudio en varias escuelas; supervisó y mejoró la labor de los maestros; promovió la creación de jardines de infantes; creó bibliotecas populares; ofreció charlas; tradujo obras de educación, y escribió el primer libro de lectura de historia argentina para escuelas: el Compendio de la historia de las Provincias Unidas del Río de la Plata. También dirigió los Anales de Educación Común, publicación creada por Sarmiento para el fomento de la educación.

Murió a los 55 años. Aun enferma seguía enseñando a leer y a escribir a los niños que vivían en su humilde barrio.

Juana Manso es la mujer que ha comprendido que bajo un humilde empleo de maestro está el sacerdocio de la libertad y la civilización..."[3]

Y Sarmiento argumentará: “Es la educación primaria la que civiliza y desenvuelve la moral de los pueblos. Son las escuelas la base de la civilización. ….Hombre, pueblo, Nación, Estado, todo: todo está en los humildes bancos de la escuela.”[4]

El Día del Maestro es un momento de celebración, pero también para reflexionar sobre el lugar que ocupan hoy, en una complejidad de circunstancias de todo tipo. A los docentes los interpela la realidad social, el mundo académico, las cuestiones tecnológicas, las nuevas tendencias de la pedagogía. Y también nuestra propia historia y los grandes precursores de la educación argentina con la propuesta, siempre vigente, de valores de igualdad, respeto e inclusión.

viernes, 11 de agosto de 2017

Semifinalistas del Concurso literario "Cuentos Mapuches"

Esta actividad fue propuesta por la profesora en Cs.Sociales, Gilda Ríos, junto con la Oficina de Género L.A.M. con el objetivo de fortalecer el compromiso social de los alumnos, introducir la perspectiva de género así como proponer tareas donde se fomente:  el reconocimiento de la diversidad, y el desarrollo de las habilidades sociales para la promoción de una convivencia más pacífica.
Con ello, los alumnos se apropiaron de contenidos específicos de la cátedra de Cs.Sociales en una clara apuesta a favor de la cultura y el acervo histórico sobre nuestros orígenes como nación Argentina, organizando como cierre de la actividad este Primer Concurso interno de Cuentos".

Resultado de imagen para la niña mapuche
https://ar.pinterest.com/imagochile/pueblo-mapuche/?lp=true
Dicho concurso, es el producto final de un proyecto denominado "Una nueva trama argentina", pensado para que estudiantes y docentes trabajemos en forma conjunta, de manera transversal una problemática de suma vigencia y de múltiples aristas: social, política, económica, cultural que traspase las fronteras del aula para propiciar el encuentro de distintas fuentes del saber, reelaborando conceptos, mitos y supuestos que promuevan ideales y valores colaborativos en un cambio de paradigma, desde la escuela a la sociedad, concibiendo a los alumnos y alumnas como personas promotoras de una convivencia sustentable, enriquecida e intercultural.

La profesora Lucía Camacho tuvo a su cargo la preselección de los trabajos presentados.

Los semifinalistas del concurso literario sobre "Cuentos Mapuches" a cargo de la Prof. Gilda Ríos, en 2° año: A, B y C del L.A.M. son los alumnos:


Resultado de imagen para el niño mapuche
http://www.latercera.com/noticia/lengua-mapuche-puede-ser-oficial-en-la-araucania/
Regina Mezzabotta, 2° año "A", con el cuento: La niña mapuche

Julian Flores Tejeira, 2° año "B", con el cuento: Año Nuevo

Agustín Olbinsky,  2° año  "C“, con el cuento:  Nehuén, el niño mapuche.


En la siguiente etapa definitoria, cada ternado, reelaborará su cuento en equipo con sus compañeros de división, para competir por la instancia final en la filmación de su producción literaria con las otras divisiones de 2° Año.

El video ganador será difundido a través de los medios escolares vigentes.