lunes, 5 de noviembre de 2018

Encuentro Políticas Públicas de Género. Argentina y Uruguay en Diálogo

El día 31 de octubre de 2018, tuvo lugar en la Sede de Gobierno de la Universidad Nacional de Rosario un encuentro propuesto desde el Consulado de Uruguay para abordar la problemática de “Políticas Públicas de Género”.
En el mismo estuvieron presentes: la cónsul General de la R.O.U. Sra. Elizabeth Moretti Nicolini, el embajador de la R.O.U. en Bs.As, Sr. Héctor Lescano Fraschini y el Rector de la U.N.R. Dr. Arq. Héctor Floriani.

Las temáticas expuestas abordaron la Presentación de la Ley Integral de Violencia basada en Género N° 19580, vigente en la R.O.U. a cargo de la Dra.Mónica Lombardo. Luego,  la Dra.Heidi Marina Canzobre, Directora Nacional de Asistencia Técnica del Instituto Nacional de la Mujer de Argentina expuso hacer de los Avances en Argentina en el marco de la Ley de Protección Integral de la Violencia contra las mujeres N° 26485. Para finalizar la terna panelista, Fernanda Gil Lozano, Parlamentaria Internacional en el PARLASUR, por Argentina, expuso acerca del Derecho a no ser explotado.

La abogada Laura Estomba, coordinadora de la Unidad de Programas y Proyectos de la Organización Internacional para las Migraciones en Argentina disertó acerca del Abordaje desde un Organismo Internacional sobre las políticas públicas de género.

En el segundo panel disertaron: Sra. Mirella Giai, ex senadora del Movimiento Asociativo Italiano en el Extranjero con el título: Italia frente a las cuestiones de género. La Sra Ester Torrico Peña, cónsul del Estado Plurinacional de Bolivia en Rosario, sobre los Avances en materia de género desde el Estado Plurinacional y acciones en el consulado. La Sra.Elizabeth Moretti Nicolini, presentó el Artículo 27 de la ley uruguaya 19.580 y por última la Ps.Sofía Mendez Urioste, -funcionaria del consulado de Uruguay en Rosario y autora del proyecto: “Mujer, Madre, Migrante Y Programa Cecilia”-, expuso sobre el Abordaje consular desde una perspectiva de género.


Resultó este encuentro altamente enriquecedor tanto en conceptos y visibilización de una problemática internacional, puestas en común de los abordajes que están llevando a cabo países hermanados y desafíos pendientes en el área. 

El Director del L.A.M. Com. Carlos Alberto Chanda, así como  Integrantes de la Oficina de Género Rosario: S.A. Deolinda Beltzer y Lic. Susana Moreno asistieron al mismo estrechando lazos institucionales que favorecen acciones eficaces para seguir afianzando las tareas llevadas a cabo en el mismo sentido.

Así como, promover actividades de sensibilización en ésta temática que atraviesa todas las áreas de la actividad humana; teniendo como objetivo que la inequidad de género es un problema de Derechos Humanos, de democracia y de desarrollo.

Es el problema más grande que deben enfrentar las sociedades de América Latina, porque se entrecruzan desigualdades de género y situación geográfica, raza o etnia en una suerte de privaciones y carencias de distinta intensidad.

Por último, la Mg. Patricia Rojo nos hizo entrega de un ejemplar: La U.N.R. en perspectiva de género, cuyos artículos reflejan el trabajo realizado al interior del programa Género y Universidad, como así también la labor conjunta con otros espacios institucionales vinculados con la temática. Esta edición incluye debates actuales sobre la importancia de incorporar en todos los ámbitos de la educación superior la dimensión social del género.

viernes, 14 de septiembre de 2018

Presencia y participación del varón en las Oficinas de Género

La igualdad de género implica que hombres y mujeres deben recibir los mismos beneficios, las mismas sentencias y ser tratados con el mismo respeto. El principio de igualdad y de no discriminación por razón de sexo es una obligación de derecho internacional general que vincula a todas las naciones y dado su carácter primordial se establece siempre como un principio que debe inspirar el resto de los derechos fundamentales.

En numerosas ocasiones, han acudido a consultar varones a las oficinas de Género, siendo su primer pregunta, si ellos -los varones- tenían también derecho a consultar, a solicitar asesoramiento en estos espacios. En ese sentido, el equipo de género interviniente explica que el primer modelo de oficinas surgió en la Fuerza Aérea fue con la denominación de Oficina de la Mujer y fue la base para que en el año 2009, el Ministerio de Defensa a través de la Resolución 1238/09 instruyera a los Jefes de Estado Mayor General de las Fuerzas Armadas para dictar normativas para la creación de las Oficinas de Género, generándose un espacio de comunicación, asesoramiento, capacitación, orientación y contención planteadas por el personal militar vinculadas al proceso de una adecuada integración  entre varones y mujeres al interior de las Fuerzas Armadas, por lo que tanto unos como otras pueden acudir a las mismas.

Además, se pone de relieve que la normativa internacional de protección de los derechos humanos, con jerarquía constitucional establece la obligatoriedad del Estado argentino para adoptar todas las medidas que fueran necesarias para el respeto de los derechos humanos.

“Cerrar las brechas no sólo es una manera de garantizar que nadie se quede atrás y de avanzar hacia una mayor justicia social. También es clave para aprovechar un inmenso potencial desaprovechado para el desarrollo económico y social de América Latina”1
“La lista de tareas para cerrar todas estas brechas es larga y comienza necesariamente con la necesidad de insistir en políticas para combatir los estereotipos que aún prevalecen en muchos lugares de trabajo”.2

A pesar de que los cambios se dan lentamente, los hombres cada vez trabajan más codo con codo con las mujeres para apoyar la igualdad de género y el empoderamiento de las mujeres y las niñas.

Los estudios muestran que los hombres quieren participar y muchos de ellos recepcionan con agrado la idea de establecer relaciones mutuamente satisfactorias basadas en la confianza y la comunicación. 
https://ganemosalamanca.es/50-propuestas-la-igualdad-hombres-mujeres/
Las ideas sobre la virilidad están profundamente arraigadas. Desde muy temprana edad, a los niños se les socializa de conformidad con las funciones asignadas a cada género, que han sido diseñadas para que los hombres conserven el poder y el control. A muchos se les condiciona a creer que un comportamiento dominante para con las niñas y las mujeres es inherente a la condición de hombre.
Los comportamientos sexuales agresivos y de riesgo por parte de los hombres jóvenes reciben a menudo el aplauso de sus pares. Estos estereotipos son dañinos tanto para las mujeres como para los hombres, y van menguando las posibilidades de establecer relaciones satisfactorias basadas en el respeto mutuo. Se puede alentar a los niños y a los hombres jóvenes a que reflexionen y debatan cuestiones relacionadas con la masculinidad, las relaciones y la sexualidad, lo que puede contribuir a la deconstrucción de actitudes negativas de alto riesgo y, en ocasiones, nocivas.

En el ámbito de la Defensa, en nuestro país, la admisión de mujeres comenzó al crearse en 1976  con un Liceo Femenino Naval y desde entonces, su participación se amplió gradualmente, en mayor medida, en los cuerpos profesionales y en el voluntariado, y en menor proporción en los Cuerpos Comando de las  Fuerzas.  
La puesta en funcionamiento del Consejo para las Políticas de Género en el ámbito de la Defensa fue determinante  por el impulso que brindó, ya que se constituyó en una instancia de articulación e interacción para el análisis y desarrollo de políticas públicas, con perspectiva de género siendo una oportunidad inédita para el desarrollo de una tarea conjunta, que desde el vamos asumió la complejidad de diversos puntos de vista e intereses en una misma mesa como un aporte valioso.

El trabajo inicial del observatorio sobre integración de la mujer fue extendido a lo largo de 2008 hacia el universo compuesto por mujeres y varones cadetes. A diferencia del primer año de trabajo, en esta ocasión, se incluyó expresa y masivamente en la consulta a un número representativo de varones.3

Aspectos tales como la dinámica de las relaciones entre ambos géneros, el rol de la masculinidad, el lugar asignado a lo “femenino” y los estereotipos culturales e institucionales asociados a estas categorías, entre muchos otros factores de relevancia, que suelen quedar esmerilados cuando la cuestión de la equidad en razón de género es sólo abordada desde la situación de las mujeres. Dicho de otro modo:  una política verdaderamente transformadora y superadora!



1.      Op.cit : Director Regional de OIT para América Latina y el Caribe.
2.     Organización Internacional del Trabajo.”…. el camino a la igualdad aún es largo en América Latina y el Caribe”. Recuperado 17.07.18
3.       Equidad de género y defensa: una política en marcha (II). Publicación Del Ministerio De Defensa de La Nación. República Argentina. 6 De Marzo De 2008