domingo, 21 de septiembre de 2014

Un maestro, un libro, un lápiz, pueden cambiar el mundo

La ONU invita a todas las naciones y pueblos a que cumplan una cesación de hostilidades durante cada 21 de setiembre, instituido como  Día internacional de la Paz y que también lo celebren mediante la educación y la sensibilización del público sobre todos los temas relacionados con la paz.
«En este Día Internacional de la Paz, comprometámonos a enseñar a nuestros hijos el valor de la tolerancia y el respeto mutuo. Invirtamos en las escuelas y los maestros que construirán un mundo justo e inclusivo que abrace la diversidad. Luchemos por la paz y defendámosla con todas nuestras fuerzas.» pronunciaba estas palabras el secretario general, el año pasado.
Esto a propósito de que en Junio del año 2013, Malala Yousafzai, la activista y escolar pakistaní a quien los talibanes intentaron asesinar en octubre de 2012, por hacer campaña en favor del derecho a la educación de las niñas en su país, visitó las oficinas generales de la ONU. Allí, ella dijo: “Un maestro, un libro, un lápiz, pueden cambiar el mundo”. Por esa razón, el año pasado el Secretario General puso en marcha la iniciativa mundial «La educación ante todo», que tiene como finalidad que todas las niñas y niños merecen recibir una educación de calidad y aprender los valores que les ayudarán a considerarse parte de la comunidad mundial. Pero sobre todo, tienen derecho a crecer en ambientes de Paz en los que se respete sus derechos, se reconozcan sus aspiraciones y se les incorpore como ciudadanos creadores de paz.[1]
http://www.unwomen.org/~/media/Headquarters/Media/Stories/en/MinustahArgentina300x199jpg.jpg

La verdadera construcción de la Paz requiere un decidido rechazo a la violencia como forma de relación social. La Educación para la Paz y los Derechos Humanos se convierte en el mejor aliado de la sociedad para la construcción de una ciudadanía responsable, sus espacios de gestación son la escuela, el hogar, y las instituciones donde se debe fomentar la evolución del pensamiento social y de beneficio colectivo. [2]

La EDUCACIÓN PARA LA PAZ cuenta a lo largo de este siglo, con una historia rica, con varios momentos especialmente significativos en los que ha aumentado el debate sobre su perentoria necesidad.
Así por ejemplo, el impacto de la 1ª GUERRA MUNDIAL estimuló no sólo la creación de la SOCIEDAD DE LAS NACIONES sino también, en el movimiento de la Escuela Nueva la necesidad de trabajar en una educación para la comprensión internacional.

En la 2ª GUERRA MUNDIAL puso de relieve que si querían sentarse las bases para que un conflicto de tal naturaleza no volviera a repetirse era precisa una persistente y profunda tarea educativa en el respeto de los derechos humanos y en la conciencia de la necesidad de caminar hacia un desarme paulatino.
Antes de adentrarnos en la estructuración pedagógica de la educación para la paz, vamos a desarrollar previamente  dos enfoques  definidores en los que la misma se asienta.
  • Paz positiva: La paz auténtica, aquella a la que hay que tender, se opone no sólo a la guerra sino también a toda discriminación, violencia u opresión que impida un desarrollo digno de las personas y su consecución hay que intentarla en todos los órdenes de la vida: en la realidad social y en el espacio educativo.
Características de la paz positiva:
1. La paz es un fenómeno amplio y complejo que exige una comprensión multidimensional. Una comprensión amplia de la paz exige una comprensión amplia de la violencia. Por violencia entendemos todo aquello que impide a las personas autorrealizarse como seres humanos, bien por violencias directas o por violencias estructurales.
2. La paz, es uno de los valores máximos de la existencia humana, que está conectado con todos los niveles de aquella.
3. La paz afecta todas las dimensiones de la vida: interpersonal, intergrupal, nacional, internacional,...
4. No está únicamente asociada al plano internacional ni a los Estados. La paz hace referencia a una estructura social de "amplia justicia y reducida violencia".
5. La paz exige, en consecuencia, la igualdad y reciprocidad en las relaciones e interacciones. 
6. La paz no es sólo la ausencia de condiciones y circunstancias no deseadas, sino también presente de condiciones y circunstancias deseadas.
7. La paz hace referencia a tres conceptos íntimos ligados entre sí: el conflicto, el desarrollo y los derechos humanos.
8. Como se ve,  la paz es un proceso dinámico; no es una referencia estática e inmóvil. 

  • Paz negativa: el concepto de paz que sigue vigente en la actualidad, es el concepto tradicional occidental de no-agresión; no conflictos. Concepto pobre en tanto  mantiene el status quo interno. Las características fundamentales de éste concepto son:
Características de la paz negativa:
  1. La paz es esencialmente un concepto negativo, al ser definido como ausencia de conflicto bélico o como estado de no-guerra.
  2. Predominio de la concepción occidental de paz, heredada principalmente del imperialismo romano, estando muy influenciada por la edad moderna por el nacimiento de los Estados-Nación. La paz se concibe en función de dos fenómenos:
  3. El mantenimiento de la unidad y el orden interior, posición favorecedora de los intereses dominantes.
  4. Defensa frente al exterior.
La negatividad y la pasividad de la idea de paz, van a determinar una dificultad a la hora de concretar la comprensión de lo que es la paz. 

Dada la difusión que se ha hecho de la idea tradicional de paz, resulta más fácil concretar la idea de guerra y lo que gira en torno a ella que la idea de paz, que parece condenada a un vacío, a una no existencia difícil de concretar y precisar.

Existe una "POBREZA DEL CONCEPTO DE PAZ ", QUE ES 
NECESARIO REFORMULAR.

CONCEPTOS DE PAZ
  • La paz como sinónimo de justicia social.
  • La paz como superación de las vivencias estructurales, comenzando por las que tienen que ver con las propias necesidades básicas.
La paz como plena realización de las potencialidades humanas.

LA EDUCACIÓN PARA LA PAZ:

Es una EDUCACIÓN EN VALORES, ya que debe servir para facilitar un cambio de actitudes y comportamientos en relación con los problemas de los desequilibrios económicos, sociales, y culturales. Es también una educación orientada hacia el compromiso y la acción.

La EDUCACIÓN PARA LA PAZ, tiene como tarea educar desde una visión integradora y transformadora de la realidad. Es necesario apostar por una educación activa y participativa así potenciar un pensamiento dinámico, crítico y generador de nuevas ideas.

La paz "vivir en paz", es algo que se puede aprender justamente porque no es un valor absoluto, dado de una vez para siempre, ni un objetivo imaginario, sino un ESFUERZO PERMANENTE en el desarrollo integral de la persona.[3]